¿A qué edad pueden decidir los hijos con quién quieren vivir tras un divorcio?

Uno de los aspectos más sensibles durante el proceso de divorcio es la custodia de los hijos. ¿A qué edad pueden decidir los hijos con quién quieren vivir tras un divorcio?

La importancia de la custodia en el proceso de divorcio

Cuando una pareja decide divorciarse, surgen numerosas cuestiones legales que deben resolverse, y una de las más relevantes es la custodia de los hijos. La custodia determina con quién vivirán los hijos y quién tomará decisiones importantes sobre su educación, salud y bienestar. 

En España, como en muchos otros países, la custodia puede ser compartida o otorgarse a uno de los padres, dependiendo de varios factores como el bienestar de los niños y la capacidad de los padres para cuidar de ellos.

¿Hasta qué edad tiene la custodia la madre?

La custodia de los hijos no está determinada por el género de los padres, sino por lo que sea mejor para los hijos. Sin embargo, es común que en muchos casos la madre obtenga la custodia de los hijos, especialmente si son menores de tres años. Esto se debe a la mayor dependencia del niño de la madre, sobre todo si está en fase de lactancia, lo que puede influir en la decisión del tribunal.

A partir de los tres años, se promueve la custodia compartida siempre que los domicilios entre los padres estén a distancias relativamente cortas. Esta decisión se toma para beneficiar el contacto a partes iguales con ambos padres y garantizar el bienestar del menor. Es importante destacar que la edad del niño y las circunstancias individuales de cada caso también se tienen en cuenta al tomar una decisión sobre la custodia.

El papel del niño en el proceso de custodia tras el divorcio

En el proceso de custodia tras el divorcio, la voz y opinión de los hijos juegan un papel fundamental. La Declaración de los Derechos del Niño establece que los menores tienen derecho a ser escuchados en asuntos relacionados con su guardia y custodia, cuidado y educación. Según la ley, se considera que los niños mayores de 12 años tienen la capacidad para expresar sus deseos y estos serán tomados en cuenta por el juez al tomar una decisión. Incluso los menores de 12 años pueden ser escuchados si se determina que tienen la madurez suficiente para hacerlo.

Este derecho se ejerce a través de lo que se conoce como la prueba de exploración judicial, donde el menor tiene una conversación privada con el juez en presencia exclusiva de un fiscal. Durante esta entrevista, el objetivo es conocer directamente las preferencias, rutinas y relaciones del menor con ambos padres y hermanos. Además, los niños menores de 12 años también son escuchados, pero a través de pruebas realizadas por un equipo de psicólogos que presentan un informe pericial al tribunal.

En el caso de hijos mayores de edad, estos tienen el derecho de decidir con cuál de los progenitores desean vivir. Sin embargo, el juez aún determinará medidas relacionadas con la pensión de alimentos y otros aspectos hasta que el hijo tenga independencia económica. Es importante destacar que, en todos los casos, el bienestar del hijo es la principal prioridad y se busca garantizar un entorno estable y seguro para su desarrollo.

Factores a estudiar en el proceso de custodia

Al determinar quién obtiene la custodia de los hijos tras un divorcio, los tribunales consideran una variedad de factores para asegurar el bienestar de los menores. Estos factores abarcan una amplia gama de aspectos que van más allá de la mera capacidad financiera de los padres. En primer lugar, se evalúa la capacidad de cada progenitor para proporcionar un entorno estable y seguro para los hijos. Esto incluye no solo aspectos materiales, como la vivienda y la alimentación, sino también la capacidad para ofrecer un ambiente emocionalmente saludable y afectuoso.

Además, se analiza el vínculo emocional entre cada padre y los hijos. Esto implica observar la calidad de la relación, la capacidad de comunicación y el grado de implicación en la vida cotidiana y actividades de los hijos. Los tribunales también consideran la disponibilidad de cada progenitor para cuidar de los hijos, incluyendo aspectos como horarios laborales, responsabilidades adicionales y apoyo de familiares o redes de apoyo.

La salud física y mental de los padres también es un factor crucial. Se evalúa si los padres tienen alguna condición médica que pueda afectar su capacidad para cuidar de los hijos de manera adecuada. Asimismo, se toma en consideración el historial de cuidado y participación en la vida de los hijos antes del divorcio. Esto implica revisar quién ha sido el principal cuidador, quién ha estado más involucrado en la educación, actividades extracurriculares y cuidado diario de los niños.

En los casos en que hay más de un hijo, los tribunales pueden considerar la posibilidad de otorgar la custodia de cada hijo a un padre diferente. Sin embargo, esta decisión se toma con suma precaución y siempre con el objetivo de preservar la relación entre los hermanos y garantizar que ambos padres mantengan una presencia significativa en la vida de todos los hijos. Factores como la edad, género y necesidades individuales de cada niño también se tienen en cuenta para determinar lo que sea mejor para su bienestar a largo plazo. En última instancia, el objetivo es asegurar que los hijos puedan mantener vínculos saludables y continuos con ambos padres, independientemente de la situación de custodia.

Cuenta con un abogado de familia

En conclusión, la custodia de los hijos es un aspecto fundamental en el proceso de divorcio. Como abogados de familia, podemos brindarte asesoramiento legal para garantizar que se protejan los derechos de todos los involucrados. Si bien no hay una edad específica en la que los niños puedan decidir con quién quieren vivir, sus opiniones son tomadas en cuenta por el juez, siempre y cuando sean en su mejor interés. La clave es buscar el arreglo que mejor se adapte a las necesidades y circunstancias de la familia en cuestión.

Ir arriba