Tipos de custodia en España: ¿Cuál es mejor en cada caso?

El divorcio es bastante complicado, especialmente si los divorciados tienen hijos. Siempre es un poco difícil para los padres y el niño, especialmente cuando se trata de la decisión de la custodia. Se plantearán muchas preguntas: ¿dónde vivirá el niño? ¿Cómo se repartirá la custodia del niño? Para responder a estas preguntas, la ley ha establecido varios tipos de custodia que serán aplicados por el juez según el caso de los padres y sus hijos. Estos tipos de custodia incluyen la custodia compartida, la custodia monoparental, la custodia partida o distributiva y la custodia ejercida por un tercer. Pero, ¿qué tipo de custodia puede preservar mejor a los hijos cuando el padre y la madre se separan?

¿Qué entendemos por custodia?

Antes de conocer los tipos de custodia en España debemos saber a qué hace referencia. El tutor tiene la custodia de un niño. Suele ser el padre o la madre del niño, aunque también puede ser un miembro de la familia u otra persona con un fuerte vínculo con el niño.

  • El custodio físico es el padre o madre que vive con el niño y es su principal cuidador. Si los padres comparten la custodia física, ambos pasan mucho tiempo con el niño.
  • El custodio legal es el progenitor que tiene la autoridad para tomar decisiones en nombre de su hijo. Si los padres comparten la custodia legal, toman las decisiones juntos o las dividen entre ellos.

Tipos de custodia en España

La custodia de los hijos es una cuestión bastante importante que debe resolverse en caso de divorcio o separación de los padres.

Custodia Compartida

En el caso de la custodia alterna o compartida, los acuerdos son decididos por los padres. Deben acordar la cantidad de tiempo que cada padre tiene la custodia. Si la custodia alterna es igual, lo que ocurre en la mayoría de los casos, la residencia de los hijos será semanal. Los niños deben ser cuidados por el primer progenitor durante una semana y por el segundo durante la siguiente, por ejemplo.

El acuerdo sobre la alternancia de la custodia semanal del niño es cuestionable. De hecho, los acuerdos para compartir la custodia de los hijos se deciden entre los padres.

Una de las condiciones para la custodia alterna o compartida es que el colegio en el que se escolaricen los hijos esté lo suficientemente cerca del domicilio de ambos progenitores.

El objetivo es ahorrar a los niños los largos desplazamientos. Ya es bastante duro para el niño ver a la familia en un periodo de separación. Su madre y su padre ya no viven en la misma casa, posiblemente se muden, cambien de colegio y de amigos, etc. Es una situación que puede provocar mucho estrés en el niño. Es una situación que puede acarrear diversos problemas para el niño. Por lo tanto, es importante proteger al niño o a los niños, en la medida de lo posible, de las diversas desventajas de una separación permanente de los padres, como el divorcio.

Custodia monoparental

Cuando la residencia principal de un niño se asigna a uno de los padres, se denomina custodia única o individual. El progenitor en cuestión recibe entonces la parte de los impuestos y la seguridad social del niño. Sin embargo, el otro progenitor tiene derecho a las visitas. Por ejemplo, puede tener a los niños con él cada dos fines de semana o durante la mitad de las vacaciones escolares. Hay que tener en cuenta que se puede presentar una denuncia cuando uno de los progenitores se niega a confiar el hijo al otro. El acto está castigado con multas.

Custodia partida

Este tipo de custodia lo vemos cuando hay 2 o más menores involucrados en la separación. En este caso se puede dar lugar a que uno de los menores viva con un progenitor y el otro u otros con el otro progenitor.

Este tipo de custodia se intenta evitar por todas las partes ya que no es bueno para los menores separarse de sus hermanos, por lo que solo se valorar en casos muy específicos en los que no queda otra solución.

Custodia ejercida por un tercero

No es nada habitual pero encontramos otro tipo de custodia, la custodia ejercida por un tercero. Como su nombre indica no será ninguno de los progenitores el que se haga cargo del menor o los menores, la custodia se le entregará a una tercera persona que normalmente es un familiar (abuelo, tíos, etc…) que deben haber dado su consentimiento previamente. En casos excepcionales también se puede entregar a un tercero que no sea familiar, pero no es habitual.

¿Qué tipo  debe elegirse para el bienestar del niño?

Con la custodia compartida, cada progenitor tiene derecho a quedarse con los hijos durante un periodo de tiempo determinado. De hecho, para que se conceda esta custodia, las dos familias deben tener un buen entendimiento y una buena comunicación.

Por el bien del niño, es necesario escuchar primero sus deseos, es decir, si quiere quedarse con un solo progenitor o con los dos al mismo tiempo. Si el niño quiere quedarse con uno de los progenitores, debe considerarse la custodia exclusiva; si no, debe elegirse la custodia alterna.

Ir arriba